Sociedad profesional

Autor:Manuel Faus
Cargo del Autor:Notario
 
EXTRACTO GRATUITO

Una sociedad profesional es una sociedad anónima o una sociedad de responsabilidad limitada que tiene por objeto el ejercicio en común de una actividad profesional.

Contenido
  • 1 Características
  • 2 Regulación
  • 3 Especialidades de la sociedad profesional en su constitución
    • 3.1 Forma
    • 3.2 Denominación
    • 3.3 Duración
    • 3.4 Socios
    • 3.5 Capital social
    • 3.6 Inscripción
  • 4 Normas especiales durante la vida de la sociedad profesional
    • 4.1 Ampliación y reducción de capital
    • 4.2 Derecho de separación
    • 4.3 Normas para la adquisición de acciones o participaciones propias
    • 4.4 Transmisión de las acciones o participaciones
    • 4.5 Administración
    • 4.6 Capacidad de la sociedad profesional
  • 5 Exenciones fiscales
  • 6 Adaptación
  • 7 Otras puntos de interés
  • 8 El Anteproyecto de Código Mercantil (Mayo 2014)
  • 9 Referencias adicionales
    • 9.1 En contratos y formularios
      • 9.1.1 Modelo de escritura
      • 9.1.2 Modelo de estatutos
    • 9.2 En doctrina
  • 10 Legislación básica
  • 11 Legislación citada
  • 12 Jurisprudencia y doctrina administrativa citadas
Características

Este tipo de sociedades están reguladas por la Ley 2/2007, de 15 de marzo, de Sociedades Profesionales (LSP).

Dice la Exposición de Motivos de la LSP que:

Esta ley tiene por objeto posibilitar la aparición de una nueva clase de profesional colegiado, que es la propia sociedad profesional.

Y tendrá este carácter la sociedad que se constituye en centro subjetivo de imputación del negocio jurídico que se establece con el cliente o usuario, atribuyéndole los derechos y obligaciones que nacen del mismo, y, además, los actos propios de la actividad profesional de que se trate son ejecutados o desarrollados directamente bajo la razón o denominación social. Por tanto, lo fundamental de este tipo de sociedades es que ya no hay una relación directa del profesional (arquitecto, abogado, etc.), con el usuario, sino que el trabajo, evidentemente profesional (y a cargo de los profesionales titulados) es ejecutado bajo la razón o denominación social; habrá, en su caso, la responsabilidad de la sociedad además, naturalmente, de la del profesional que haya prestado el servicio.

Antes de esta ley, la Dirección General de los Registros y del Notariado (DGRN) entendía que la actividad profesional no se podía desarrollar en forma de sociedad, y como mucho se admitía la simple intermediación. Existían sociedades civiles y alguna sociedad en cuyo objeto social , de facto, había actividad profesional (se decía: las actividades del objeto social deberán ser realizadas por profesionales cualificados).

El sistema ha cambiado radicalmente con la LSP.

Por otra parte, esta ley ha sido en parte modificada por la Ley 25/2009, de 22 de diciembre.

En su caso, en cuanto tratamos de una sociedad limitada o anónima, deberá tenerse en cuenta las normas generales de la Ley de Sociedades de Capitales (LSC) (en vigor el primero de septiembre de 2010); esta ley no contiene referencia alguna especial a las sociedades profesionales).

Regulación
  • Reglas aplicables a las SL:

Puede verse sobre el capital el tema Capital social en la sociedad limitada y respecto a las aportaciones Aportaciones dinerarias en la constitución de una sociedad y Aportaciones no dinerarias en la constitución de una sociedad limitada

Interesa destacar, a continuación, únicamente los puntos que afectan a la sociedad profesional, siguiendo la LSP, con las modificaciones de la Ley 25/2009.

Especialidades de la sociedad profesional en su constitución

- Sociedad civil profesional de dos o más notarios

Por sus características no es posible una sociedad profesional formada por dos o más Notarios, lo que no debe con fundirse con el acuerdo de colaboración profesional, o convenio de notarios debidamente autorizado. (Resolución de la DGRN de 18 de septiembre de 2019). [j 1]

Forma

Pueden adoptar la forma de sociedad anónima o sociedad de responsabilidad limitada o cualquier otra forma social, incluso la de sociedad civil , siendo la inscripción en el Registro Mercantil constitutiva, incluso para las sociedades civiles.

Se exige escritura pública en la que debe identificarse a los otorgantes, expresando si son o no socios profesionales y el Colegio profesional al que pertenecen, indicando el número de colegiado y acreditando todo ello con el oportuno certificado de su Colegio en el que, además de sus datos identificativos, conste su habilitación para el ejercicio de la profesión.

Denominación

La denominación social puede ser objetiva o subjetiva; si es subjetiva, sólo es posible que contenga el nombre de uno o de varios socios profesionales (nunca puede contener el nombre de los no profesionales); si es objetiva, ha de referirse a la actividad profesional, (no se puede admitir que sólo tenga un nombre de fantasía, pero podrá ésta combinarse con el nombre objetivo); el art. 6 de LSLP regula el supuesto de pérdida de la condición de socio cuyo nombre figure en la denominación o su fallecimiento.

En todo caso, es obligatorio utilizar, en este caso de SL, la expresión «profesional» después de sociedad limitada o la forma abreviada de SLP ( p correspondiente a profesional ).

Plantea la resolución de la DGRN de 18 de diciembre de 2010 [j 2] la posibilidad de que la denominación de una sociedad profesional constituida por dos socios –uno profesional y otro no profesional– incluya referencias a unos apellidos que coinciden con el primero de cada uno de tales socios junto a un elemento objetivo; la DGRN no lo admite: si se tratara de denominación subjetiva es evidente que el art. 6.2 de LSP lo impide (al incluirse el apellido de un socio no profesional) , y si se tratara de denominación objetiva el mismo precepto lo impide al constar en la denominación el apellido de un socio no profesional.

Duración

La duración de la sociedad puede ser indefinida o temporal; hay autores que defienden la conveniencia de ser temporal, para evitar problemas en caso de separación a que se refiere el art. 13 de la LSLP.

Socios

Puede haber dos clases de socios , profesionales y no profesionales; en todo caso, los necesarios son los profesionales, ya que, según la Ley 25/2009 de 22 de diciembre, de modificación de diversas leyes para su adaptación a la Ley sobre el libre acceso a las actividades de servicios y su ejercicio, como mínimo, la mayoría del capital y de los derechos de voto, o la mayoría del patrimonio social y del número de socios en las sociedades no capitalistas, habrán de pertenecer a socios profesionales. (antes, según la redacción original del art. 4: ¾ partes del capital social y del derecho de voto habían de corresponder a los socios profesionales.)

A tener en cuenta:

  • Pueden ser socios profesionales las personas físicas o las sociedades profesionales.

El socio profesional tiene la obligación de realizar prestaciones accesorias relativas al ejercicio de la actividad profesional que constituye el objeto social; debe indicarse en los estatutos si las prestaciones accesorias son o no son remuneradas; en este último caso, cabe fijar una compensación por su trabajo, pero si nada se dice, el art. 10 de LSP indica que los beneficios, y en su caso, las pérdidas se imputarán en proporción a la participación de cada socio en el capital social.

Si en el devenir de la sociedad no se cumple el porcentaje indicado, procederá la disolución si en seis meses desde el incumplimiento de esta norma no se regulariza la situación.

  • No podrán ser socios profesionales las personas en las que concurra causa de incompatibilidad para el ejercicio de la profesión o profesiones que constituyan el objeto social, ni aquellas que se encuentren inhabilitadas para dicho ejercicio en virtud de resolución judicial o corporativa. Estos requisitos deberán cumplirse a lo largo de toda la vida de la sociedad profesional, constituyendo causa de disolución obligatoria su incumplimiento sobrevenido, a no ser que la situación se regularice en el plazo máximo de seis meses contados desde el momento en que se produjo el incumplimiento. Los socios profesionales únicamente podrán otorgar su representación a otros socios profesionales para actuar en el seno de los órganos sociales.»
  • Debe indicarse el Colegio profesional al que pertenecen y su número de colegiado; nada dice la Ley sobre la duración del certificado que debe aportarse (acreditando el Colegio y número de colegiado); algún autor defiende que no tenga un duración superior a dos meses....
  • La ley regula la responsabilidad del profesional, su separación, la exclusión, el seguro de responsabilidad de la sociedad, la intrasmisibilidad de su condición, los posibles pactos sobre su participación en beneficios, casos de aumento de capital o reducción, etc. Me remito a la ley, pero hay que indicar que, para muchos autores, hace falta acreditar ya en la constitución de la sociedad que el seguro de responsabilidad de la sociedad por su actividad está concertado y cubre las responsabilidad de la sociedad; en este punto, he de indicar que la obligación de contratar el seguro es indiscutible, pero no está tan claro que sea un requisito a acreditar en el momento de la constitución social; se verá cuál es el criterio que prospera en el futuro.
  • Es necesario respecto de los socios de industria, en el caso profesionales, que su aportación sea debidamente evaluada para concretar su eventual participación en beneficios y pérdidas y para fijar igualmente los derechos políticos que, en su caso, el socio profesional ostenta en la sociedad. (Resolución de la DGRN de 19 de octubre de 2016). [j 3]
Capital social

En todo caso, conforme al art. 4 LSC, si se trata de SL, deberá haber un capital mínimo de 3.000,00 euros (salvo fundación sucesiva) y desembolsarse con aportaciones distintas de las prestaciones accesorias en sociedad limitada ; si se trata de SA deberá haber un capital mínimo de 60.000,0 euros y desembolsarse este mínimo (en SL o en SA) con aportaciones distintas de las prestaciones accesorias en sociedad anónima ...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA