Sociedades familiares y Protocolo familiar

Autor:Manuel Faus
Cargo del Autor:Notario
 
EXTRACTO GRATUITO

La figura de la sociedad familiar se refiere a la estructura societaria que adopta una empresa familiar para gestionar sus actividades económicas.

Contenido
  • 1 Concepto
  • 2 Tipos de sociedades familiares
  • 3 Pactos entre familiares
    • 3.1 Pactos estatuarios en la sociedad limitada
    • 3.2 Protocolo familiar
      • 3.2.1 Publicidad
      • 3.2.2 Inscripción registral de cláusulas de escrituras públicas en ejecución del protocolo familiar
  • 4 El familiar y la Ley de Sociedades de Capital
    • 4.1 Personas vinculadas
    • 4.2 Consecuencias de la vinculación
  • 5 El Anteproyecto del Código Mercantil (Mayo 2014)
  • 6 Recursos adicionales
    • 6.1 En formularios
    • 6.2 En doctrina
  • 7 Legislación básica
  • 8 Legislación citada
Concepto

Para definir qué es una sociedad familiar hay que partir antes del concepto de empresa familiar.

Existe una definición de empresa familiar internacional; es la definición aprobada en Bruselas por el Grupo Europeo de Empresas Familiares (GEEF) y es la siguiente:

Un empresa familiar es aquella en la que la mayoría de los votos son propiedad de la persona o personas de la familia que fundó o fundaron la compañía; o, son propiedad de la persona que tiene o ha adquirido el capital social de la empresa; o son propiedad de sus esposas, padres, hijo(s) o herederos directos del hijo(s). 2. La mayoría de los votos puede ser directa o indirecta. 3. Al menos un representante de la familia o pariente participa en la gestión o gobierno de la compañía. 4. A las compañías cotizadas se les aplica la definición de empresa familiar si la persona que fundó o adquirió la compañía (su capital social), o sus familiares o descendientes poseen el 25% de los derechos de voto a los que da derecho el capital social.

Pues bien, una sociedad familiar es aquella empresa familiar que adopta como forma organizada de actividad económica la de una sociedad (sea anónima o limitada o de cualquier otro tipo).

No hay expresamente en la legislación ninguna definición de lo que debe entenderse por sociedad familiar, aunque hay supuestos, como se verá, en los que el parentesco se tiene en cuenta a determinados efectos.

Tipos de sociedades familiares

Hay empresas familiares que son unipersonales, otras adoptan formas de sociedad civil o comunidad de bienes, pero cuando la empresa familiar quiere regirse por las normas de una sociedad de capital, la forma más habitual es la de la sociedad de responsabilidad limitada.

Este tipo de sociedad es la que mejor se adapta a la problemática de una empresa familiar; normalmente se trata de una empresa en la que hay el fundador que la ha creado y la ha hecho crecer y va incorporando familiares (cónyuge o pareja, hijos, sobrinos, etc.) en la gestión y desarrollo de la empresa e incluso pasan a ser socios (sean minoritarios en la fundación, lo sean más tarde al adquirir participaciones sociales por donación y en su día a título sucesorio).

No es éste el lugar de detallar la problemática, personal y afectiva de la sociedad familiar, la forma de organizar la sucesión de la empresa, el interés del fundador en que no se creen problemas entre sus familiares y los que con ellos conviven, etc. Pero procede tener en cuenta algunos aspectos importantes cuando se trata de una empresa familiar, en que ha adoptado la forma societaria y en concreto nos referimos únicamente a la sociedad familiar de responsabilidad limitada.

Pactos entre familiares

En un intento de que la sociedad familiar no tenga problemas y quede asegurada su continuidad son frecuentes los pactos entre familiares.

Hay dos supuestos muy claros:

  • Pactos contenidos en los estatutos.
  • El protocolo familiar.
Pactos estatuarios en la sociedad limitada

La sociedad familiar tiene ya una oportunidad en su constitución de acoger en los estatutos determinados pactos en la línea del carácter familiar de la empresa.

Estos pactos serán inscritos en el Registro Mercantil y tendrán eficacia frente a terceros.

Son de muy diversa índole, pudiendo destacarse:

1.- Las normas limitativas de la transmisión de las participaciones sociales.

Se trata de evitar que salgan fácilmente del ámbito familiar:

  • prohibiendo la trasmisión a no familiares dentro de un grado determinado.
  • exigiéndose autorizaciones especiales.
  • prohibiendo hasta el límite legal (de cinco años) la transmisión intervivos, haciendo uso de lo dispuesto en el art. 108.4 de la Ley de Sociedades de Capital (LSC)… «los estatutos podrán impedir la transmisión voluntaria de las participaciones por actos inter vivos, o el ejercicio del derecho de separación, durante un período de tiempo no superior a cinco años a contar desde la constitución de la sociedad, o para las participaciones procedentes de una ampliación de capital, desde el otorgamiento de la escritura pública de su ejecución».
  • regulando la transmisión mortis causa.
  • estableciendo que en el caso de disolverse la sociedad de gananciales (separación o fallecimiento del socio) las participaciones sociales de carácter ganancial no puedan ser adjudicada en pago de su haber al cónyuge no socio.

2.- Aumento de mayorías legales en los supuestos en que se admita.

No se olvide que el art. 200 LSC permite que para todos o algunos asuntos determinados, los estatutos podrán exigir un porcentaje de votos favorables superior al establecido por la ley, sin llegar a la unanimidad; además, los estatutos podrán exigir, además de la proporción de votos legal o estatutariamente establecida, el voto favorable de un determinado número de socios.

3.- La creación de participaciones con derechos distintos como:

  • participaciones sin voto, que permiten dos situaciones distintas:...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA GRATIS