Transmisión mortis causa de participaciones sociales

Autor:Manuel Faus
Cargo del Autor:Notario
 
EXTRACTO GRATUITO

La transmisión mortis causa de participaciones sociales es toda transmisión que tenga su origen en acto mortis causa: herencia, legado, donación mortis causa, reserva viudal, adjudicación en pago de legítima, etc.

Contenido
  • 1 Requisitos
  • 2 Normativa
  • 3 Jurisprudencia sobre la valoración del auditor
  • 4 Representación de la comunidad hereditaria
  • 5 Anteproyecto de Código Mercantil (Mayo 2014)
  • 6 Referencias adicionales
    • 6.1 En contratos y formularios
      • 6.1.1 Modelo de escritura
    • 6.2 Doctrina
  • 7 Legislación básica
  • 8 Legislación citada
  • 9 Jurisprudencia citada
Requisitos

La transmisión mortis causa, como la transmisión voluntaria inter vivos de participaciones sociales exige escritura pública: aunque la ley hable sólo de heredero o legatario, lo que debe entenderse es todo título que acredite que acredite la adquisición por los expresados títulos mortis causa.

Como en el caso de la transmisión inter vivos, la adquisición por herencia o legado no puede inscribirse en el Registro de bienes muebles, ni en el Registro Mercantil ya que éste es un Registro de sociedades y no de cosas.

Deberá acreditarse el título sucesorio al objeto de la pertinente anotación en el Libro Registro de socios .

Normativa

Las reglas viene determinadas por el art. 110 del Real Decreto Legislativo 1/2010, de 2 de julio, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley de Sociedades de Capital (LSC) (antes art. 32 de la Ley 2/1995, de 23 de marzo, de Sociedades de Responsabilidad Limitada) que dice:

Régimen de la transmisión mortis causa . 1. La adquisición de alguna participación social por sucesión hereditaria confiere al heredero o legatario la condición de socio. 2. No obstante lo dispuesto en el apartado anterior, los estatutos podrán establecer a favor de los socios sobrevivientes, y, en su defecto, a favor de la sociedad, un derecho de adquisición de las participaciones del socio fallecido, apreciadas en el valor razonable que tuvieren el día del fallecimiento del socio, cuyo precio se pagará al contado. La valoración se regirá por lo dispuesto en esta ley para los casos de separación de socios y el derecho de adquisición habrá de ejercitarse en el plazo máximo de tres meses a contar desde la comunicación a la sociedad de la adquisición hereditaria.

A las transmisiones mortis causa son de aplicación la normas generales: art. 111 de la LSC, (antes art. 33 de la LSRL): «El régimen de la transmisión de las participaciones sociales será el vigente .... en la fecha de fallecimiento del socio ...» y el art. 112 de la LSC, (antes art. 34 de la LSRL): «Las transmisiones de participaciones sociales que no se ajusten a lo previsto en la Ley o, en su caso, a lo establecido en los estatutos no producirán efecto alguno frente a la sociedad».

Del precepto resulta, como regla general, que la transmisión mortis causa es, en principio, libre.

Los efectos frente a la sociedad (derechos políticos y económicos del heredero, legatario) sólo entrarán en juego cuando haya sido comunicada y acreditada la transmisión, no bastando comunicar el fallecimiento; se deberá aportar el título de la sucesión (testamento, declaración legal de herederos, etc.), entendiéndose que si el interesado notifica la transmisión, es que ha aceptado; pero esto sólo servirá en el caso de heredero único; en el caso de que haya varios herederos, se trate de un legatario, etc. lo correcto es aportar la pertinente escritura de aceptación o de entrega de legado o de adjudicación, etc.

Los estatutos pueden regular un derecho de preferente adquisición a favor de los restantes socios y en su defecto a favor de la sociedad (es decir, la sociedad no tiene preferencia frente al derecho de los socios). Y esta regulación tiene sus límites:

El pago se ha de realizar al contado.

El valor a pagar ha de ser el real y expresamente fijado por experto independiente según el sistema del art. 353 de la LSC, (antes art. 100 de la LSRL), ) según redacción dada por la Ley 22/2015, de 20 de julio, de Auditoría de Cuentas que ha modificado el art. 353 de la LSC, sustituyendo al auditor por un experto...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA