Transmisión forzosa de participaciones sociales

Autor:Manuel Faus
Cargo del Autor:Notario
 
EXTRACTO GRATUITO

La transmisión forzosa de una participación, como su nombre indica, es aquella transmisión no voluntaria de participaciones sociales que tiene lugar en determinado casos y cuyo efecto es la pérdida, por parte del socio, de la titularidad de todas o parte de sus participaciones.

Contenido
  • 1 Origen
  • 2 Normativa
  • 3 Notas a tener en cuenta
  • 4 Anteproyecto de Código Mercantil (Mayo 2014)
  • 5 Referencias adicionales
    • 5.1 En doctrina
  • 6 Legislación básica
  • 7 Legislación citada
  • 8 Jurisprudencia citada
Origen

Normalmente la transmisión forzosa de participaciones sociales tiene su origen en un embargo trabado sobre las participaciones del socio, por deudas o fianzas del mismo y que da lugar a la adjudicación de las participaciones a un tercero, a efectos de cobrar su crédito.

La transmisión de las participaciones está regulada en la sección 2ª del Capítulo III de la Ley de Sociedades de Capital y como una modalidad de la misma, diferenciada de la transmisión forzosa de acciones de la sociedad anónima.

El acreedor de una persona física o jurídica que sea titular de participaciones, ante el temor de que su deudor las enajene y carezca de patrimonio que cubra la deuda, es lógico que mientras insta la ejecución y no se llega a la adjudicación desee trabar las participaciones a modo de un embargo de un bien inmueble; más aún, es natural que si hay una actitud fraudulenta del titular de participaciones se intente una querella criminal.

Normativa

A diferencia del art. 107 del Real Decreto Legislativo 1/2010, de 2 de julio, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley de Sociedades de Capital (LSC), (antes número 2 del art. 29 de la Ley 2/1995, de 23 de marzo, de Sociedades de Responsabilidad Limitada (LSRL) ), que para las transmisiones inter vivos habla «salvo disposición contraria de los estatutos....», el art. 109 de la LSC (antes art. 31 de la LSRL) contiene una norma imperativa, que no podrá modificarse por los estatutos, salvo en lo previsto en el mismo artículo (que se haya previsto que la misma sociedad pueda adquirir las participaciones y a los fines exclusivos de impedir la entrada del adjudicatario extraño a la sociedad) o, según algún autor, si los estatutos admiten la libre enajenación forzosa cuando el adquirente-adjudicatario es el cónyuge, ascendiente o descendiente del deudor u es otro socio (identidad de razón con lo dispuesto en el art. 107 de la LSC, antes art. 29.1 de la LSRL).

En todo caso, la Ley dice:

1. El embargo de participaciones sociales, en cualquier procedimiento de apremio, deberá ser notificado inmediatamente a la sociedad por el juez o autoridad administrativa que lo haya decretado, haciendo constar la identidad del embargante así como las participaciones embargadas. La sociedad procederá a la anotación del embargo en el Libro registro de socios, remitiendo de inmediato a todos los socios copia de la notificación recibida.
2. Celebrada la subasta o, tratándose de cualquier otra forma de enajenación forzosa legalmente prevista, en el momento anterior a la adjudicación, quedará en suspenso la aprobación del remate y la adjudicación de las participaciones sociales embargadas. El juez o la autoridad administrativa remitirán a la sociedad testimonio literal del acta de subasta o del acuerdo de adjudicación y, en su caso, de la adjudicación solicitada por el acreedor. La sociedad...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA