Mayorías en las juntas generales de sociedad limitada

Autor:Manuel Faus
Cargo del Autor:Notario
 
EXTRACTO GRATUITO

La adopción válida de acuerdos por la Junta General de una sociedad exige siempre mayoría. Ahora bien las mayorías son distintas según el tipo de acuerdo a adoptar, y además, no basta una mayoría de votos de los socios asistentes a la Junta, sino que se precisa una mayoría del capital social a favor del acuerdo.

Contenido
  • 1 Importancia de la mayoría legal
  • 2 Mayorías según la Ley
  • 3 Mayoría exigidas por los estatutos
  • 4 Cómputo de votos
  • 5 Situaciones especiales
    • 5.1 Participaciones sin voto
    • 5.2 Participaciones privilegiadas: derecho a más de un voto
    • 5.3 Otras situaciones
  • 6 Votación separada
  • 7 Anteproyecto del Código Mercantil, (Mayo 2014)
  • 8 Referencias adicionales
    • 8.1 Contratos y formularios
      • 8.1.1 Modelo de estatutos
      • 8.1.2 Modelo de escritura
    • 8.2 Doctrina
  • 9 Legislación básica
  • 10 Legislación citada
  • 11 Jurisprudencia y doctrina administrativa citadas
Importancia de la mayoría legal

Resulta de tal importancia la concurrencia de mayoría legal para la adopción de acuerdos, que en el caso de empate técnico (dos socios al 50% que voten uno a favor y otro en contra) no hay acuerdo posible y la única solución es instar la disolución de la sociedad , lo que se desprende del art. 363, letras c y d del Real Decreto Legislativo 1/2010, de 2 de julio, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley de Sociedades de Capital (LSC): «c) Por la imposibilidad manifiesta de conseguir el fin social. d) Por la paralización de los órganos sociales de modo que resulte imposible su funcionamiento».

Mayorías según la Ley

En las sociedades de responsabilidad limitada las Juntas o son universales o son convocadas, admitiéndose únicamente la primera convocatoria; si se trata de junta convocada, la Ley (otra cosa será lo que puedan determinar los estatutos) no exige un mínimo de quórum de asistencia (como ocurre en las anónimas) sino que se parte siempre de mayoría de participaciones (no mayoría de socios), y cuya mayoría depende del tipo de acuerdo, a saber:

1º.- Acuerdos sin mayoría especial:

Rige el principio mayoritario; según el art. 198 de la LSC, (antes número 1 del art. 53 de la LSRL), en la sociedad de responsabilidad limitada los acuerdos sociales, en general, se adoptarán por mayoría de los votos válidamente emitidos, siempre que representen al menos un tercio de los votos correspondientes a las participaciones sociales en que se divida el capital social. No se computarán los votos en blanco.

Hay que tener presente que se trata de mínimos; los estatutos no pueden rebajar esta mayoría mínima; como dice la Sentencia de 1 de Noviembre de 2005 de Juzgados de lo Mercantil nº 2 de Madrid: [j 1]

se autoriza a contemplar en los estatutos, para todos o algunos asuntos determinados, mayorías superiores a las "ordinaria" o "cualificada", en sus respectivos casos que se configuran así como mayorías meramente subsidiarias o supletorias de la voluntad de los socios y únicamente imperativas en tanto que configuradoras de magnitudes mínimas.

En consecuencia, como recuerda la resolución de la Dirección General de Registros y del Notariado (DGRN) de 17 de enero de 2.009 [j 2] no es admisible que los estatutos establezcan un sistema de adoptar acuerdos "viril" o "por cabezas"; esto puede establecerse además (no en vez de ) de las mayorías de votos correspondientes a las participaciones que la ley exige.

Y conviene advertir, como se ha dicho antes, que estamos hablando de mayoría de votos y de participaciones en que se divida el capital social, lo que es distinto de la necesidad de un mínimo de quórum de asistencia que pueda ser exigido, (legal o estatutariamente) aunque la necesidad de unas mayorías implique unos mínimos de asistencia; y que hablamos de participaciones sociales en que se divida el capital social, no de porcentajes de capital social.

Este precepto deja claro que, en todo caso, no basta la mayoría de votos emitidos; se exige, además, que esos votos emitidos representen un tercio de los votos correspondiente a las participaciones en que se divida el capital social.

En consecuencia, por lógica, si a la Junta no asiste, al menos, un tercio del capital social (más exactamente, -dado que el capital no es persona que vote- si no asisten socios titulares de participaciones que representen, al menos, una tercera parte del capital social) es que ya no puede constituirse la Junta; si asiste más de este tercio exigido, deberá votar a favor, al menos, los titulares de participaciones que representen un tercio de los votos correspondientes a las participaciones en que se divida capital social. Por ello sorprende que se llegue a recurrir ante la DGRN, como el caso de la Resolución de 29 de marzo de 2017 [j 3] en que en una Junta convocada acudió sólo el 10% del capital que votó a favor de las cuentas; como dice la DG para la válida adopción del acuerdo de aprobación de las cuentas de las sociedades de responsabilidad limitada, no es suficiente la mayoría de votos válidamente emitidos sino que es preciso además un respaldo mínimo del capital social, de tal forma que, dicha mayoría de votos debe representar al menos un tercio de los votos correspondientes a las participaciones sociales en que se divida el capital social.

2ª.- Acuerdos especiales:

Conforme al art. 199 de la LSC, (antes art. 53 de la LSRL):

a).- El aumento o la reducción del capital y cualquier otra modificación de los estatutos sociales requerirán el voto favorable de más de la mitad de los votos correspondientes a las participaciones en que se divida el capital social.

Obsérvese: se exige más de la mitad; la mitad exacta no es suficiente en este caso.

b).- La autorización a los administradores para que se dediquen, por cuenta propia o ajena, al mismo, análogo o complementario género de actividad que constituya el objeto social; la supresión o la limitación del derecho de preferencia en los aumentos del capital; la transformación, la fusión, la escisión, la cesión global de activo y pasivo y el traslado del domicilio al extranjero, y la exclusión de socios requerirán el voto favorable de, al menos, dos tercios de los votos correspondientes a las participaciones en que se divida el capital social.

Obsérvese, igualmente: aquí basta alcanzar al menos dos tercios de los votos correspondientes ....(no se exige más de 2/3).

Ahora bien, hay una Ley que (sin haberse expresamente modificado el 199 de la LSC, que sería lo procedente) ha venido a modificar el precepto; en concreto el Real decreto-ley 11/2014, de 5 de septiembre, de medidas urgentes en materia concursal ha modificado el art. 100 de la Ley concursal -redactado de nuevo por la Ley 9/2015, de 25 de mayo, de medidas urgentes en materia concursal- que dice:

Contenido de la propuesta de convenio.
1. La propuesta de convenio deberá contener proposiciones de quita o de espera, pudiendo acumular ambas.
2. La propuesta de convenio podrá contener, además de quitas o esperas, proposiciones alternativas o adicionales para todos o algunos de los acreedores o clases de acreedores, con excepción de los acreedores públicos. Entre las proposiciones se podrán incluir las ofertas de conversión del crédito en acciones, participaciones o cuotas sociales, obligaciones convertibles, créditos subordinados, en créditos participativos, en préstamos con intereses capitalizables o en cualquier otro instrumento financiero de rango, vencimiento o características distintas de la deuda original.
En caso de conversión del crédito en acciones o participaciones, el acuerdo de aumento de capital del deudor necesario para la capitalización de créditos deberá suscribirse por la mayoría prevista, respectivamente, para las sociedades de responsabilidad limitada y anónimas en los artículos 198 y 201.1 del texto refundido de la Ley de Sociedades de Capital, aprobado por Real Decreto Legislativo 1/2010, de 2 de julio. A efectos del artículo 301.1 del citado texto refundido de la Ley de Sociedades de Capital, se entenderá que los pasivos son líquidos, están vencidos y son exigibles....

Es decir, en el caso de aumento por compensación de créditos en el caso de concurso de una sociedad, bastará para el acuerdo la mayoría de los votos válidamente emitidos, siempre que representen al menos un tercio de los votos correspondientes a las participaciones sociales en que se divida el capital social, no computándose los votos en blanco (a diferencia de la mayoría normal en caso de aumento de capital) y ello debe tenerse en cuenta aunque haya estatutos inscritos con anterioridad al citado Real decreto-ley 11/2014, de 5 de septiembre, de medidas urgentes en materia concursal sin esta excepción.

La Ley ha determinado diferentes mayorías, según el tipo de acuerdo; conviene advertir como recuerda la Sentencia del Tribunal Supremo - Sala Primera, de lo Civil nº 1231/2007, de 15 de Noviembre de 2007 [j 4] que la aprobación de las cuentas anuales exige naturalmente mayoría de votos, siendo suficiente que representen un tercio de los votos correspondiente a las participaciones en que se divida el capital social (no está en ninguno de los casos del actual 199 de la LSC).

La liquidación tiene sus propias normas, según sea voluntaria o forzosa.

Mayoría exigidas por los estatutos

El 200 permite la diversidad de derechos y número 3 del art. 53 de la LSRL), permite que para todos o algunos asuntos determinados, los estatutos exijan un porcentaje de votos favorables superior al establecido por la Ley, sin llegar a la unanimidad; y los estatutos podrán exigir, además de la proporción de votos legal o estatutariamente establecida, el voto favorable de un determinado número de socios.

Establecida en los estatutos una determinada mayoría para adoptar acuerdos, deberá cumplirse, por difícil que sea lograr un acuerdo; imaginemos que se exige un 70% y sólo hay dos socios, uno con el 60% y otro con el 40%; en tal caso o votan los dos a favor o no hay acuerdo (pudiéndose acabar instando la disolución); es el caso de la...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA