Dividendos y dividendos a cuenta

Autor:Manuel Faus
Cargo del Autor:Notario
 
EXTRACTO GRATUITO

El concepto de dividendos comprende tanto los dividendos activos como los dividendos pasivos.

Son dividendos activos la parte del beneficio obtenido por las sociedades mercantiles cuyos órganos sociales acuerdan que sea repartido entre los socios de las mismas; adoptado el acuerdo de repartir dichos beneficios, pasan a ser un crédito del socio frente a la sociedad. En cambio, el dividendo pasivo -aplicable únicamente a las sociedades anónimas- es el crédito que ostenta la sociedad mercantil frente al socio, por la parte del capital social que suscribió y que se comprometió a desembolsar.

Puede verse Capital no desembolsado en una sociedad anónima

Por otro lado, existe la posibilidad de repartir dividendos a cuenta, es decir, antes de que acabe el ejercicio.

Contenido
  • 1 Sobre los dividendos activos en general
  • 2 Derecho de separación en caso de falta de distribución de dividendos
  • 3 Los dividendos a cuenta
    • 3.1 Regulación
    • 3.2 Sanción
    • 3.3 Presunción del carácter de dividendos a cuentas
  • 4 Anteproyecto del Código Mercantil, (Mayo 2014)
  • 5 Legislación básica
  • 6 Legislación citada
  • 7 Jurisprudencia citada
  • 8 Recursos adicionales
    • 8.1 En doctrina
Sobre los dividendos activos en general

Entre los derechos del socio están los económicos que, durante la vida de la sociedad, se concretan en la participación de beneficios.

Según el art. 275.1 de la Ley de Sociedades de Capital (LSC,) (antes art. 85 de la Ley 2/1995, de 23 de marzo, de Sociedades de Responsabilidad Limitada) salvo ser otra la disposición estatutaria, la distribución de dividendos a los socios se realizará en proporción a su participación en el capital social; y como en sede de limitadas todo el capital ha de estar desembolsado ya no hay la precisión que para las sociedades anónimas hace el art. 275.2 de la Ley de Sociedades de Capital (LSC), es decir, en la sociedad anónima la distribución de dividendos a las acciones ordinarias se realizará en proporción al capital que hubieran desembolsado.

Naturalmente, los estatutos pueden establecer normas distintas ( prestaciones accesorias en sociedad anónima o en su caso prestaciones accesorias en la sociedad limitada , que se retribuyen dentro de los límites legales, acciones privilegiadas o bien participaciones privilegiadas que den derecho al cobro de un dividendo superior al ordinario, o al cobro del dividendo con anterioridad a los otros socios, o combinar ambos.)

Así la Resolución de la DGRN de 24 de enero de 2018 [j 1] admite que en una ampliación de capital se cree una prestación accesoria consistente en una prohibición de competencia a la sociedad y se le atribuya un determinado dividendo a su titular, siempre que esté correctamente determinado el criterio de cálculo y abono y conste el consentimiento de todos los socios.

Es evidente, por otra parte, que para que se pueda hablar de beneficios repartibles debe haber un acuerdo aprobatorio de las cuentas anuales correspondientes.

Pero, no por el hecho de aprobarse las cuentas y resultar de ellas que hay beneficios, el socio tiene ya derecho a que se le repartan; el art. 273.1 LSC, (antes art. 213.1 LSA), (la modificación de este art. por la Ley 22/2015, de 20 de julio, de Auditoría de Cuentas no afecta a lo que ahora se cita), dice:

1.- La junta general resolverá sobre la aplicación del resultado del ejercicio de acuerdo con el balance aprobado.

El legislador establece determinadas reglas:

1ª.- En la sociedad anónima la distribución de dividendos a las acciones ordinarias se realizará en proporción al capital que hubieran desembolsado que, como hemos indicado, dice el art. 275.2 LSC.

Se ha planteado en alguna ocasión, si debe haber proporcionalidad entre la antigüedad de la acción y la cuantía del dividendo que corresponde a cada una; es decir, si las acciones más antiguas han de tener más dividendo que las más nuevas (por ejemplo, si ha habido una ampliación de capital a final de año han de participar igualitariamente las acciones anteriores y las nuevas.) La Sentencia de la Audiencia Provincial (SAP) de Cantabria, nº 15/2004, de 14 de Enero 2004 dice:

No es eso lo que establece ni lo que quiere la LSA. Este precepto exige que el dividendo se reparta entre todas las acciones suscritas y desembolsadas, sin otros requisitos.

2ª.- Deben cubrirse las atenciones previstas por la Ley o los estatutos.

3.ª- Para repartir dividendos con cargo al beneficio del ejercicio, o a reservas de libre disposición, se exige que el valor del patrimonio neto no sea o, a consecuencia del reparto, no resulte ser inferior al capital social. A estos efectos, los beneficios imputados directamente al patrimonio neto no podrán ser objeto de distribución, directa ni indirecta.

4ª.- Si existieran pérdidas de ejercicios anteriores que hicieran que ese valor del patrimonio neto de la sociedad fuera inferior a la cifra del capital social, el beneficio se destinará a la compensación de estas pérdidas .

.- No puede haber un reparto de beneficios si el importe de las reservas disponibles no es, como mínimo, igual al importe de los gastos de investigación y desarrollo que figuren en el activo del balance.

6ª.- En cualquier caso, deberá dotarse una reserva indisponible equivalente al fondo de comercio que aparezca en el activo del balance, destinándose a tal efecto una cifra del beneficio que represente, al menos, un cinco por ciento del importe del citado fondo de comercio. Si no existiera beneficio...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA GRATIS