Auditor en una sociedad anónima

Autor:Manuel Faus
Cargo del Autor:Notario
 
EXTRACTO GRATUITO

El auditor es una figura de gran importancia en la vida de una sociedad. Su tarea principal es, en general, la de revisar y verificar la situación económica de la sociedad, además de las funciones específicas que la ley le exige en determinados casos.

La LSC, al tratar del contenido necesario de los estatutos sociales, no menciona la necesidad de auditor, ni cómo se procede a su nombramiento, los supuestos, etc. Sin embargo, la figura del auditor es fundamental en el ámbito societario y se menciona en diversos artículos de la LSC, pudiendo subdividirse el tema en dos apartados:

a) El auditor que deba nombrarse obligatoriamente y b) El auditor voluntariamente nombrado.

Nota:

Durante la vigencia del Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo, por el que se declara el estado de alarma para la gestión de la situación de crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19, el presente tema está afectado por el Real Decreto-ley 8/2020, de 17 de marzo, de medidas urgentes extraordinarias para hacer frente al impacto económico y social del COVID-19, modificado en este punto por el Real Decreto-ley 11/2020, de 31 de marzo, por el que se adoptan medidas urgentes complementarias en el ámbito social y económico para hacer frente al COVID-19 y por el Real Decreto-ley 19/2020, de 26 de mayo, por el que se adoptan medidas complementarias en materia agraria, científica, económica, de empleo y Seguridad Social y tributarias para paliar los efectos del COVID-1,

La noma queda así:

Artículo 40

3. La obligación de formular las cuentas anuales, ordinarias o abreviadas, individuales o consolidadas, en el plazo de tres meses a contar desde el cierre del ejercicio social que incumbe al órgano de gobierno o administración de una persona jurídica y, cuando fuere legalmente exigible, el informe de gestión y demás documentos exigibles según la legislación de sociedades, queda suspendida hasta el 1 de junio de 2020, reanudándose de nuevo por otros tres meses a contar desde esa fecha. No obstante lo anterior, será válida la formulación de las cuentas que realice el órgano de gobierno o administración de una persona jurídica durante el estado de alarma pudiendo igualmente realizar su verificación contable dentro del plazo legalmente previsto o acogiéndose a la prórroga prevista en el apartado siguiente.
4. En el caso de que, a la fecha de declaración del estado de alarma o durante la vigencia del mismo, el órgano de gobierno o administración de una persona jurídica obligada hubiera formulado las cuentas del ejercicio anterior, el plazo para la verificación contable de esas cuentas, tanto si la auditoría fuera obligatoria como voluntaria, se entenderá prorrogado por dos meses a contar desde que finalice el estado de alarma.
«5. La junta general ordinaria, para aprobar las cuentas del ejercicio anterior, se reunirá necesariamente dentro de los dos meses siguientes a contar desde que finalice el plazo para formular las cuentas anuales.»
6. Si la convocatoria de la junta general se hubiera publicado antes de la declaración del estado de alarma pero el día de celebración fuera posterior a esa declaración, el órgano de administración podrá modificar el lugar y la hora previstos para celebración de la junta o revocar el acuerdo de convocatoria mediante anuncio publicado con una antelación mínima de cuarenta y ocho horas en la página web de la sociedad y, si la sociedad no tuviera página web, en el «Boletín oficial del Estado». En caso de revocación del acuerdo de convocatoria, el órgano de administración deberá proceder a nueva convocatoria dentro del mes siguiente a la fecha en que hubiera finalizado el estado de alarma.
6.bis. En relación con la propuesta de aplicación del resultado, las sociedades mercantiles que, habiendo formulado sus cuentas anuales, convoquen la junta general ordinaria a partir de la entrada en vigor de la presente disposición, podrán sustituir la propuesta de aplicación del resultado contenida en la memoria por otra propuesta.
El órgano de administración deberá justificar con base a la situación creada por el COVID-19 la sustitución de la propuesta de aplicación del resultado, que deberá también acompañarse de un escrito del auditor de cuentas en el que este indique que no habría modificado su opinión de auditoría si hubiera conocido en el momento de su firma la nueva propuesta.
Tratándose de sociedades cuya junta general ordinaria estuviera convocada, el órgano de administración podrá retirar del orden del día la propuesta de aplicación del resultado a efectos de someter una nueva propuesta a la aprobación de una junta general que deberá celebrarse también dentro del plazo legalmente previsto para la celebración de la junta general ordinaria. La decisión del órgano de administración deberá publicarse antes de la celebración de la junta general ya convocada. En relación con la nueva propuesta deberán cumplirse los requisitos de justificación, escrito de auditor de cuentas señalados en el párrafo anterior. La certificación del órgano de administración a efectos del depósito de cuentas se limitará, en su caso, a la aprobación de las cuentas anuales, presentándose posteriormente en el Registro Mercantil certificación complementaria relativa a la aprobación de la propuesta de aplicación del resultado.
Contenido
  • 1 Auditor que debe ser nombrado
    • 1.1 a).- Aprobación de las cuentas anuales
    • 1.2 b).- Normativa de la auditoría de cuentas
    • 1.3 c).- Verificación de cuentas
    • 1.4 d).- Nombramiento y separación de auditor de cuentas de la sociedad
    • 1.5 e).- Nombramiento de auditores de sociedades no obligadas a verificación
    • 1.6 f).- Período de nombramiento
  • 2 Otras actuaciones del auditor exigidas por la Ley de Sociedades de Capital
    • 2.1 a).- Liquidación del usufructo
    • 2.2 b).- Determinación del valor razonable de las acciones en el caso de restricciones a la libre transmisibilidad mortis causa o en la transmisión forzosa de las acciones
    • 2.3 c).- Aumento con cargo a reservas
    • 2.4 d).- Aumento compensando créditos
    • 2.5 e).- Verificar el balance en el caso de reducción de capital para compensar pérdidas o dotar la reserva legal
    • 2.6 f).- Exclusión del derecho de preferencia en anónimas
    • 2.7 g).- Valorar las acciones en caso de separación o exclusión de socios
    • 2.8 Exclusión del derecho de preferencia en las sociedades cotizadas
  • 3 Modificaciones estructurales
  • 4 Auditor voluntariamente nombrado
  • 5 Responsabilidad del auditor en todo caso
  • 6 El auditor y el Reglamento del Registro Mercantil
  • 7 Anteproyecto del Código Mercantil, (Mayo 2014)
  • 8 Recursos adicionales
    • 8.1 En contratos y formularios
    • 8.2 En doctrina
  • 9 Legislación básica
  • 10 Legislación citada
  • 11 Jurisprudencia y doctrina administrativa citadas
Auditor que debe ser nombrado

En este punto hay que diferenciar dos apartados:

a) El auditor y las cuentas anuales y

b) Otros supuestos de intervención del auditor.

Pero, en todo caso, debe tenerse presente que que las sociedades mercantiles en cuanto a sus obligaciones de formulación de cuentas anuales, auditoría y depósito en el Registro Mercantil están sujetas a la legislación mercantil, sin que haya distinción por el hecho de que sus socios o accionistas sean públicos o privados o se trata de sociedad unipersonal. (Resolución de la DGRN de 21 de septiembre de 2017). [j 1]

a).- Aprobación de las cuentas anuales

Baste tener en cuenta el artículo 272 de la Ley de Sociedades de Capital:

1. Las cuentas anuales se aprobarán por la junta general. 2. A partir de la convocatoria de la junta general, cualquier socio podrá obtener de la sociedad, de forma inmediata y gratuita, los documentos que han de ser sometidos a la aprobación de la misma, así como en su caso, el informe de gestión y el informe del auditor de cuentas.

Puede verse:

b).- Normativa de la auditoría de cuentas
  • Ley anterior:

El Real Decreto Legislativo 1/2011, de 1 de julio - (en parte modificado por la Ley 10/2014, de 26 de junio y por la Ley 36/2014, de 26 de diciembre, de Presupuestos Generales del Estado para el año 2015) - aprobó el texto refundido de la Ley de Auditoría de Cuentas.

La Exposición de Motivos indicó que la Ley 19/1988, de 12 de julio, de Auditoría de Cuentas incorporó a nuestro ordenamiento jurídico la Directiva 84/253/CEE, de 10 de abril de 1984, del Consejo, relativa a la autorización de las personas encargadas del control legal de documentos contables, regulando así, por primera vez en España, la actividad de auditoría de cuentas, dada la importancia de dicha actividad por su contribución a la transparencia y fiabilidad de la información económico financiera de las empresas y entidades auditadas, transparencia que constituye un elemento consustancial al sistema de economía de mercado recogido en el artículo 38 de la Constitución.

El artículo 2.1 del citado Real Decreto Legislativo 1/2011, de 1 de julio dijo:

Se entenderá por auditoría de cuentas la actividad consistente en la revisión y verificación de las cuentas anuales, así como de otros estados financieros o documentos contables, elaborados con arreglo al marco normativo de información financiera que resulte de aplicación, siempre que dicha actividad tenga por objeto la emisión de un informe sobre la fiabilidad de dichos documentos que pueda tener efectos frente a terceros.

Y el artículo 7 del repetido Real Decreto Legislativo 1/2011, de 1 de julio decía que podrán realizar la actividad de auditoría de cuentas las personas físicas o jurídicas que, reuniendo las condiciones a que se refieren los artículos siguientes, figuren inscritas en el Registro Oficial de Auditores de Cuentas del Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas. El Registro Oficial de Auditores de Cuentas será público y su información será accesible por medios electrónicos.

  • Legislación actual:

Rige la Ley 22/2015, de 20 de...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA