Auditor en una sociedad limitada

Autor:Manuel Faus
Cargo del Autor:Notario
 
EXTRACTO GRATUITO

El auditor es una figura de gran importancia en la vida de una sociedad. Su tarea principal es, en general, la de revisar y verificar la situación económica de la sociedad, además de las funciones específicas que la ley le exige en determinados casos.

El art. 23 de la LSC al tratar del contenido necesario de los estatutos sociales, no menciona la necesidad de auditor, ni cómo se procede a su nombramiento, los supuestos, etc. Sin embargo, la figura del auditor es fundamental en el ámbito societario, y se menciona en diversos artículos, pudiendo subdividirse el tema en dos apartados: a) el auditor que deba nombrarse obligatoriamente y b) el auditor voluntariamente nombrado.

Contenido
  • 1 Auditor que debe ser nombrado
    • 1.1 Auditor necesario para la aprobación de las cuentas anuales
    • 1.2 Otras actuaciones del auditor exigidas por la Ley de Sociedades de Capital
    • 1.3 Liquidación del usufructo
    • 1.4 Fijar el valor razonable de las participaciones en el caso de restricciones a la libre transmisibilidad mortis causa o en la transmisión forzosa
    • 1.5 Fijar el valor de las participaciones en el caso de separación de socio por modificación del objeto social
    • 1.6 Verificar el balance en el caso de aumento de capital con cargo a reservas
    • 1.7 Verificar el balance en el caso de reducción de capital para compensar pérdidas o dotar la reserva legal
    • 1.8 Valorar las participaciones sociales en caso de separación o exclusión de socios
    • 1.9 Intervenir en las modificaciones estructurales
  • 2 Auditor voluntariamente nombrado
  • 3 Responsabilidad del auditor en todo caso
  • 4 El auditor y el Reglamento del Registro Mercantil
  • 5 Anteproyecto del Código Mercantil, (Mayo 2014)
  • 6 Referencias adicionales
    • 6.1 En contratos y formularios
    • 6.2 En doctrina
  • 7 Legislación básica
  • 8 Legislación citada
  • 9 Jurisprudencia y doctrina administrativa citadas
Auditor que debe ser nombrado

En este punto hay que diferenciar dos temas:

a) el auditor y las cuentas anuales y b) otros supuestos de intervención del auditor.

Pero, en todo caso, hay que tener presente que las sociedades mercantiles en cuanto a sus obligaciones de formulación de cuentas anuales, auditoría y depósito en el Registro Mercantil están sujetas a la legislación mercantil, sin que haya distinción por el hecho de que sus socios o accionistas sean públicos o privados o se trata de sociedad unipersonal. (Resolución de la DGRN de 21 de septiembre de 2017). [j 1]

Auditor necesario para la aprobación de las cuentas anuales

A destacar su necesidad, la normativa, el nombramiento y el informe además de la duración y responsabilidad.

a).- Aprobación de las cuentas anuales

Véase:

Bastara tener en cuenta el artículo 272 de la Ley de Sociedades de Capital:

1. Las cuentas anuales se aprobarán por la junta general. 2. A partir de la convocatoria de la junta general, cualquier socio podrá obtener de la sociedad, de forma inmediata y gratuita, los documentos que han de ser sometidos a la aprobación de la misma, así como en su caso, el informe de gestión y el informe del auditor de cuentas.

b).- Normativa de la auditoría de cuentas

Legislación anterior:

El Real Decreto Legislativo 1/2011, de 1 de julio - (en parte modificado por la Ley 10/2014, de 26 de junio y por la Ley 36/2014, de 26 de diciembre, de Presupuestos Generales del Estado para el año 2015) - aprobó el texto refundido de la Ley de Auditoría de Cuentas.

La Exposición de Motivos indicó que la Ley 19/1988, de 12 de julio, de Auditoría de Cuentas incorporó a nuestro ordenamiento jurídico la Directiva 84/253/CEE, de 10 de abril de 1984, del Consejo, relativa a la autorización de las personas encargadas del control legal de documentos contables, regulando así, por primera vez en España, la actividad de auditoría de cuentas, dada la importancia de dicha actividad por su contribución a la transparencia y fiabilidad de la información económico financiera de las empresas y entidades auditadas, transparencia que constituye un elemento consustancial al sistema de economía de mercado recogido en el artículo 38 de la Constitución.

El artículo 2.1 del citado Real Decreto Legislativo 1/2011, de 1 de julio decía:

Se entenderá por auditoría de cuentas la actividad consistente en la revisión y verificación de las cuentas anuales, así como de otros estados financieros o documentos contables, elaborados con arreglo al marco normativo de información financiera que resulte de aplicación, siempre que dicha actividad tenga por objeto la emisión de un informe sobre la fiabilidad de dichos documentos que pueda tener efectos frente a terceros.

Y el artículo 7 del repetido Real Decreto Legislativo 1/2011, de 1 de julio indicó que podrán realizar la actividad de auditoría de cuentas las personas físicas o jurídicas que, reuniendo las condiciones a que se refieren los artículos siguientes, figuren inscritas en el Registro Oficial de Auditores de Cuentas del Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas. El Registro Oficial de Auditores de Cuentas será público y su información será accesible por medios electrónicos.

  • Legislación actual:

Rige la Ley 22/2015, de 20 de julio, de Auditoría de Cuentas, que entró en vigor, como regla general, el 17 de junio de 2016, si bien algunas disposiciones han tenido otra fecha de entrada en vigor, como por ejemplo:

  • el 21 de julio de 2015 entró ya en vigor: a) El artículo 11 de la Ley, en relación con los requisitos exigidos a las sociedades de auditoría, b) El artículo 69.5, en lo referente a la habilitación contenida en relación con la tramitación abreviada del procedimiento sancionador y c) La disposición adicional cuarta, en relación con la colaboración de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia.
  • el 1 de enero de 2016 los siguientes artículos nuevos de la LSC: art. 107, 124, 128, 264, 265, 266, 267, 270, 308,353, 354, 355, 417}} y 505.

A nuestro objeto, no vamos a estudiar la figura del auditor como profesional ni los requisitos de sus informes ni la renovación tácita que contempla; bastará indicar unas referencias del Real Decreto Legislativo 1/2010, de 2 de julio, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley de Sociedades de Capital (LSC) en lo que afecte a las sociedades limitadas y el auditor.

c).- Verificación de cuentas

Está regulado por los arts. art- 263 y siguientes de la LEY DE SOCIEDADES DE CAPITAL.

El artículo 263 de la Ley de Sociedades de Capital dice que las cuentas anuales y, en su caso, el informe de gestión deberán ser revisados por auditor de cuentas y exceptúa de esta obligación a las sociedades que puedan presentar balance abreviado.

Y añade el art. 264 de la Ley de Sociedades de Capital, (redactado de nuevo por la Ley 22/2015, de 20 de julio, de Auditoría de Cuentas que entró en vigor en este punto el 1 de enero de 2016:

«1. La persona que deba ejercer la auditoría de cuentas será nombrada por la junta general antes de que finalice el ejercicio a auditar, por un período de tiempo inicial, que no podrá ser inferior a tres años ni superior a nueve, a contar desde la fecha en que se inicie el primer ejercicio a auditar, sin perjuicio de lo dispuesto en la normativa reguladora de la actividad de auditoría de cuentas respecto a la posibilidad de prórroga y a la duración de los contratos en relación con sociedades calificadas como entidades de interés público.
2. La junta podrá designar a una o varias personas físicas o jurídicas que actuarán conjuntamente. Cuando los designados sean personas físicas, la junta deberá nombrar tantos suplentes como auditores titulares.
3. La junta general no podrá revocar al auditor antes de que finalice el periodo inicial para el que fue nombrado, o antes de que finalice cada uno de los trabajos para los que fue contratado una vez finalizado el periodo inicial, a no ser que medie justa causa.
4. Cualquier cláusula contractual que limite el nombramiento de determinadas categorías o listas de auditores legales o sociedades de auditoría, será nula de pleno derecho.»

La resolución DGRN de 8 de noviembre de 2.007 [j 2] reitera la doctrina del Centro Directivo al decir:

no puede tenerse por efectuado el depósito de las cuentas anuales de una sociedad si no se presenta el correspondiente informe del auditor de cuentas cuando en una sociedad no obligada a verificación contable se hubiese solicitado por socios minoritarios el nombramiento registral (cfr. artículo 366.1.5.º del Reglamento del Registro Mercantil.

Afirma la Resolución de la DGRN de 25 de julio de 2014 [j 3] que es doctrina reiterada de la DGRN que el procedimiento registral de nombramiento de auditor de cuentas, instado por los socios minoritarios es un procedimiento administrativo especial por razón de la materia jurídico privada a la que afecta, está regulado en los artículos 351 y siguientes del Reglamento del Registro Mercantil y, supletoriamente por los que le sean aplicables de la Ley de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo Común.

¿Cómo puede ser el informe?

La Resolución de la DGRN de 29 de enero de 2013 [j 4] afirma que puedan ser expresados cuatro tipo de opiniones técnicas: favorable, con salvedades, desfavorable y denegada; por ello, no se admite el depósito de unas cuentas en que los auditores manifiestan «no poder expresar una opinión sobre las cuentas anuales del ejercicio ..... adjuntas»

  • Es informe favorable, sin reservas cuando se emite en los términos del art. 268 LSC (antes art. 208 LSA), es decir, que ofrecen la imagen fiel del patrimonio, de la situación financiera y de los resultados de la sociedad, así como la concordancia del informe de gestión con las cuentas anuales del ejercicio.

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA