Aportaciones dinerarias en aumento de capital de una sociedad

Autor:Manuel Faus
Cargo del Autor:Notario
 
EXTRACTO GRATUITO

Las aportaciones dinerarias constituyen el medio más frecuente para llevar a cabo un aumento de capital de una sociedad.

Contenido
  • 1 Introducción
  • 2 Normativa
  • 3 Mayorías y quórum en su caso
  • 4 Cuestiones de interés
    • 4.1 La fecha
    • 4.2 La vigencia
    • 4.3 Síntesis
  • 5 Aumento de capital parte con aportación dineraria y parte con aportación no dineraria
  • 6 Exclusividad de la acreditación por notario
  • 7 Aumento incompleto
  • 8 Nota fiscal
  • 9 Anteproyecto del Código Mercantil, (Mayo 2014)
  • 10 Recursos adicionales
    • 10.1 Modelo de escritura
    • 10.2 Modelo de certificación de SL
    • 10.3 Modelos de certificaciones de SA
    • 10.4 En doctrina
  • 11 Legislación básica
  • 12 Legislación citada
  • 13 Doctrina administrativa citada
Introducción

Toda ampliación de capital de una sociedad puede realizarse con cargo a nuevas aportaciones dinerarias o con cargo a aportaciones no dinerarias al patrimonio social, y, entre éstas, hallamos la aportación de créditos contra la sociedad, o con cargo a beneficios o reservas que ya figurasen en el último balance aprobado, según indica el número 2 del art. 295 de la Ley de Sociedades de Capital (LSC), (antes art. 151 de Ley 2/1995, de 23 de marzo, de Sociedades Anónimas) y art. 73 de Ley 2/1995, de 23 de marzo, de Sociedades de Responsabilidad Limitada).

El presente tema trata el supuesto de aportación dineraria, advirtiendo que nada impide que la ampliación de capital de una sociedad pueda tener lugar parte con aportaciones dinerarias y partes con aportaciones no dinerarias, siempre que se cumplan los respectivos requisitos legales.

En el caso de ampliación con aportaciones dinerarias el socio tiene el derecho de preferente adquisición.

Puede verse Derecho de asunción preferente en casos de aumento de capital de una sociedad limitada

Normativa

De acuerdo con el art. 61 de LSC, (antes art. 19.1 de LSRL), las aportaciones dinerarias deberán establecerse en euros y si la aportación fuese en otra moneda, se determinará su equivalencia en euros con arreglo a la ley.

Y es el art. 62 de LSC, (antes número 2 del art. 19 de LSRL), el que regula la verificación del desembolso; el sistema normal es mediante certificación del depósito de las correspondientes cantidades a nombre de la sociedad en entidad de crédito, que el notario incorporará a la escritura, pero cabe que se acredite mediante su entrega al notario para que éste lo constituya a nombre de la sociedad.

La LSC habla ahora certificación de depósito (antes la LSA de resguardo de depósito), pero el Reglamento de Registro Mercantil (RRM) ya exigía certificación.

La efectividad de la aportación, pues, se acredita con certificación bancaria, que no puede ser anterior en más de dos meses a la fecha de la escritura, o entregando su importe al Notario para que lo ingrese en cuenta de la Sociedad y conste el ingreso en la misma escritura por Diligencia (dice el art. 189 el RRM: «La solicitud de constitución del depósito se consignará en la escritura. En el plazo de cinco días hábiles, el Notario constituirá el depósito en una entidad de crédito, haciéndolo constar así en la escritura matriz por medio de diligencia separada».)

En este punto, nos encontramos con el art. 132 de RRM que, al referirse a la certificación del depósito (no resguardo) que se ha de incorporar a la escritura, indica que «la fecha del depósito no podrá ser anterior en más de dos meses a la de la escritura de constitución o a la del acuerdo de aumento de capital» y ahora el número 3 del art. 62 de LSC (antes número 2) dice: «3. La vigencia de la certificación será de dos meses a contar de su fecha»

Concluye el art. 62 LSC señalando que «en tanto no transcurra el periodo de vigencia de la certificación, la cancelación del depósito por quien lo hubiera constituido exigirá la previa devolución de la certificación a la entidad de crédito emisora.»

La Resolución de la DGRN de 7 de septiembre de 2016 [j 1] señala que la aportación no dineraria debe acreditarse con su entrega al Notario y depósito subsiguiente, o con la pertinente certificación que acredite la realidad del ingreso en una entidad de crédito, pero no puede aceptarse que la aportación dineraria deba ser depositada necesariamente en una entidad habilitada para operar en territorio español.

Atención:

El art. 62 LSC ha sido redactado de nuevo por la Ley 11/2018, de 28 de diciembre por la que se modifica el Código de Comercio, el texto refundido de la Ley de Sociedades de Capital aprobado por el Real Decreto Legislativo 1/2010, de 2 de julio, y la Ley 22/2015, de 20 de julio, de Auditoría de Cuentas, en materia de información no financiera y diversidad, con la novedad de que los números 2 y 3 pasan a ser 3 y 4, y ahora el número 2 dice «no será necesario acreditar la realidad de las aportaciones dinerarias en la constitución de sociedades de responsabilidad limitada si los fundadores manifiestan en la escritura que responderán solidariamente frente a la sociedad y frente a los acreedores sociales de la realidad de las mismas.»

Mayorías y quórum en su caso

Sociedad limitada:

Es el caso normal de todo aumento de capital: letra a) del art. 199 de la Ley de Sociedades de Capital, (antes párrafo 1º del número 2 del art. 53 de la LSRL), que para el aumento o la reducción del capital y cualquier otra modificación de los estatutos sociales exige el voto favorable de más de la mitad de los votos correspondientes a las participaciones en que se divida el capital social. Recordemos: más de la mitad, no basta con la mitad exacta.

Puede verse: Mayorías en las juntas generales de sociedad limitada

Sociedad anónima:

Primera convocatoria: la concurrencia de accionistas presentes o representados que posean, al menos, el cincuenta por ciento del capital suscrito con derecho de voto para los siguientes acuerdos:

Segunda convocatoria: será suficiente la concurrencia del veinticinco por ciento de dicho capital, pero como en este caso estaremos por debajo del cincuenta por ciento del capital suscrito con derecho a voto, el legislador exige que este acuerdo sólo podrá adoptarse válidamente con el voto favorable de los dos tercios del capital presente o representado en la junta.

Puede verse: Mayorías en las juntas generales de una sociedad anónima

Cuestiones de interés La fecha

¿Qué quiere decir «su fecha »?, ¿la fecha del acuerdo, la fecha de la escritura, la fecha del ingreso?; el Reglamento del RRM, con clara extralimitación legal dice (que la fecha del depósito no podrá ser anterior en más de dos meses a la del acuerdo de aumento de capital); pero el art. 62.3 LSC habla de a vigencia de la certificación que será de dos meses a contar de su fecha; por ello, tomado un acuerdo de aumento en una Junta servirá toda certificación expedida en fecha no anterior en dos meses a la fecha de la escritura cualquiera que sea la fecha anterior del ingreso y sin límite posterior: no se olvide que en la propia Junta puede la Administración «recoger» los talones o efectivo e ingresarlo en cuenta de la sociedad con destino a ampliación de capital en fecha posterior; por tanto, insistimos, la fecha de la certificación bancaria puede ser posterior a la fecha de la Junta, pero no puede ser anterior en más de dos meses a de la fecha de la Junta que acordó el aumento. Después se detalla la doctrina de la DGRN

La vigencia

La vigencia se refiere a la certificación, no al depósito.

En este punto, la Resolución de la Dirección General de Registros y del Notariado (DGRN) de 11 de abril de 2005 [j 2] estudia si es la certificación o el depósito el que no puede ser anterior en más de dos meses a la fecha de la escritura; la DGRN advierte literalmente:

« lo importante del deposito es que realmente se efectúe y que esté a disposición de la sociedad, cuando menos dos meses anteriores a la fecha de la constitución o ampliación de capital . Será por tanto la fecha de la certificación la que de modo efectivo acredite la aportación dineraria siempre y cuando pueda deducirse de manera inequívoca el ingreso efectivo en la entidad de crédito y la finalidad de la imposición. Ello evita que por un posible retraso en la formalización de la escritura de constitución el...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA